La Trastienda. La guerra de los sexos estalló en la Cancillería