Suscriptor digital

La hija del "Caballo" Suárez denunció un intento de soborno en un juzgado

Declaró que un abogado vinculado a Canicoba Corral le pidió US$ 500.000 para otorgar el arresto domiciliario
Iván Ruiz
Nicolás Balinotti
(0)
28 de octubre de 2017  

Rodolfo Carnicoba Corral, juez federal
Rodolfo Carnicoba Corral, juez federal Fuente: Archivo

El sindicalista Omar el "Caballo" Suárez , que permanece detenido desde hace un año, denunció la semana pasada a funcionarios del Juzgado Federal N° 6, a cargo de Rodolfo Canicoba Corral , por un presunto pedido de sobornos por medio millón de dólares, a cambio de obtener el beneficio de la prisión domiciliaria.

María Lorena Suárez Peña, una de las hijas del sindicalista, declaró el miércoles ante la jueza María Servini -que instruye la denuncia- que el pasado 1° de septiembre, después de preguntar por el estado procesal de su padre en Comodoro Py, fue abordada en la puerta del juzgado por un secretario, que -sostiene- le recomendó cambiar su abogado para que avanzara la causa en la que su padre está procesado.

LA NACION intentó comunicarse ayer en reiteradas ocasiones con Canicoba Corral, pero el juez no respondió las llamadas ni los mensajes enviados por este diario.

Suárez Peña contó en su declaración testimonial que se anunció en ventanilla y fue atendida por un secretario. "Empezamos a hablar y le conté que mi papá estaba muy mal de salud, que se les iba a morir en la cárcel. Pero lo dije en un tono muy alto y toda la gente que estaba cerca se dio vuelta. Entonces, él salió al pasillo y ahí me dijo que había una forma de arreglar todo esto. Que él iba a hablar con el juez para ordenar la situación, pero el problema era mi abogado, que era muy desprolijo", señaló. "Me dijo -continuó- que él me podía recomendar un abogado. Me pidió mi teléfono y yo se lo anoté en un papelito. Me pidió que me quedara tranquila, que se iban a comunicar conmigo".

Según relató, su teléfono sonó dos horas después, cuando la llamó un abogado, de parte del funcionario judicial con el que ella había hablado y le pidió reunirse lo antes posible. "Acordamos encontrarnos a las 19, en la confitería Frederick, en Unicenter", detalló. Lo identificó como el doctor Fernando García, un abogado penalista que lleva distintas causas en Comodoro Py, entre ellas, es el defensor de José López.

El "Caballo" Suárez
El "Caballo" Suárez

Suárez Peña -acompañada por su marido- y García se juntaron en Unicenter a la hora prevista. "Lo primero que me dijo es que trabajaba para el juzgado de Canicoba Corral. Después me dijo que podía tener una charla personal con el juez [Canicoba Corral] para ver si se podía hablar de la prisión domiciliaria de mi papá y el tema de su atención médica", relató Suárez Peña. Y agregó: "Me sentía muy incómoda porque varias veces le pregunté por sus honorarios, pero no me respondía. Le dije que lo iba a hablar con mi papá, pero que la situación me daba asco".

Se volvieron a juntar el 4 de septiembre. Esta vez, Suárez Peña estaba acompañada por su abogado, Alejandro Argibay. "Me dijo que solamente por la prisión domiciliaria, el valor era de US$ 500.000. Indignada, le pregunté por qué mi papá costaba medio millón de dólares. Y me dijo que era una persona mediática y que tuvo mucho poder", relató la hija del sindicalista que -afirma- se levantó y se fue de la reunión.

"No volví a pisar ese juzgado porque me da asco. ¿Esto no es una extorsión del juzgado de Canicoba Corral?", cuestionó la hija del "Caballo" Suárez en su testimonial.

Suárez, de 67 años, manejó el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) durante 24 años. El gremio fue intervenido por Canicoba Corral en febrero de 2016; siete meses después, el sindicalista fue detenido acusado de encabezar una asociación ilícita, incurrir en administración fraudulenta del gremio y bloquear puertos. Detenido en Marcos Paz, su familia afirma que atraviesa graves problemas de salud.

La jueza Servini, que recibió la denuncia por el supuesto soborno, ordenó ayer que el Cuerpo Médico Forense le realice estudios médicos al sindicalista para determinar el grado de deterioro de su salud.

Suárez, un camaleónico a la hora de los respaldos políticos, ganó notoriedad mediática cuando Cristina Kirchner lo definió como uno de sus sindicalistas favoritos en 2012. Durante su época dorada, el sindicalista construyó un holding de empresas a partir del SOMU.

El 31 de julio, en un intercambio con LA NACION, Suárez se consideró un preso político. Dijo que teme morir en prisión por su "delicado" estado de salud y reclamó mejores condiciones de detención, con higiene mínima y acceso a medicinas.

No fue la única denuncia que recibió el juez por temas vinculados a Suárez. Lo acusaron por otro supuesto pedido de sobornos de US$ 1 millón, pero fue sobreseído por el juez Claudio Bonadio. Tampoco prosperó la denuncia en el Consejo de la Magistratura. Canicoba Corral, que sobreseyó a Cristina Kirchner por su enriquecimiento en 2012, es uno de los jueces que mejores noticias le dio a este gobierno en el último año: dictó el sobreseimiento de Gustavo Arribas en el caso de las transferencias suizas y se declaró incompetente para investigar el supuesto encubrimiento en la desaparición de Santiago Maldonado .

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?