El escenario. La hora de pagar la fiesta