La Iglesia cuestionó al gobierno de Vidal por legalizar las apuestas online

"Cada casa puede ser un casino", señaló la comisión pastoral que se encarga de la lucha contra las adicciones, coordinada por el Padre Pepe
"Cada casa puede ser un casino", señaló la comisión pastoral que se encarga de la lucha contra las adicciones, coordinada por el Padre Pepe Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
Mariano De Vedia
(0)
5 de diciembre de 2018  • 12:37

La buena sintonía que la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal venía mostrando con la Iglesia, especialmente a partir de la visita que realizó en junio pasado al papa Francisco , tropezó en las últimas horas con un reclamo del Episcopado por la sanción de la ley fiscal e impositiva.

En un fuerte comunicado, la Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones y Drogadependencia, que coordina el sacerdote José María Di Paola, más conocido en las barriadas como Padre Pepe, advirtió que la norma contempla la legalización de las apuestas online, modalidad que la Iglesia combate, especialmente, por su influencia en las familias de barrios más vulnerables.

"Cada casa puede ser un casino", objetó el organismo episcopal, en el que también interviene como delegado el obispo de Merlo-Moreno, Fernando Maletti, de buen diálogo con los movimientos sociales.

Según pudo saber LA NACION, en la Iglesia sorprendió la decisión del gobierno bonaerense, que en anteriores ocasiones "se había manifestado con convicción en contra del juego, inclusive con acciones concretas y decisiones hacia futuro", ante los intentos de apertura de nuevos casinos y salas de juego, recordó la comisión episcopal.

En relación con la legalización de las apuestas online, el organismo que coordina el Padre Pepe expresó que "este tema de tanta importancia no tuvo la posibilidad de ser discutido por la sociedad como corresponde, ya que se lo incluyó dentro una ley de carácter más amplio".

Al señalar que se antepone un objetivo meramente recaudatorio, transmitió su preocupación por "la falta de diálogo y las consecuencias que lleva la aprobación de esta ley", en especial "en un sector de personas muy vulnerables".

"Cualquier joven desde el celular podrá estar en línea con la enorme oferta que presenta el juego online, la población de alta vulnerabilidad en la que vivimos recibirá mensajes ambiguos y peligrosos", advirtió la Iglesia. Y se preguntó: "¿Cómo recibe un chico en esta situación que el Estado, en vez de pensar en su capacitación y en su primer trabajo, le ofrezca timba como posible solución a su vida?".

"Qué decir de aquellos pobres que en medio de la crisis económica que atraviesa el país pueden pensar en una posible solución mágica a su situación. Sabemos por experiencia el dolor que causa en la familia cuando el juego se torna peligroso. Esto supone que todo aquel que está bancarizado, aunque sea por las asistencias sociales, sería un posible jugador", observó la comisión episcopal. Señaló, además, que muy probablemente "la reglamentación de la que tanto se habló no será tan eficaz para atender los casos de ludopatía".

Adelantó, además, la inquietud de la Iglesia por la media sanción que logró en la Cámara de Diputados bonaerense el intento de extender el horario de venta de alcohol en la costa atlántica. "En este caso también se privilegia el negocio al cuidado de los jóvenes", dijo la comisión que coordina el Padre Pepe.

Un debate que atraviesa a Cambiemos y el peronismo

La regulación de las apuestas online también marcó un quiebre dentro de Cambiemos y para la propia Vidal, que en años anteriores se negó a avanzar en iniciativas similares. "El juego no es bueno para los bonaerenses. Queremos estar del lado de los que sufren la adicción, no de los que la promueven", señaló en más de una ocasión.

La línea rectora fue siempre la misma: que durante su gestión se iba a atacar el juego ilegal, no se iban a habilitar nuevas bocas para el juego legal y, que cada vez que lo permitiera la "salud" de las arcas bonaerenses, la oferta de juego legal también se iba a restringir.

"Hay dos bingos cerrados, tres casinos cerrados desde que comenzó nuestra gestión, hay decenas de detenidos por juego ilegal y más de cincuenta millones de pesos recuperados, también del juego ilegal, hay una licitación pública por primera vez en 23 años, para no darle de manera directa la administración de un casino a nadie. Desde que llegamos no se instaló una sola máquina tragamonedas más en la Provincia, ni una agencia de lotería nueva más. Esto que parece obvio durante 28 años no fue así. El conurbano se llenó de bingos", señalaron desde la Gobernación.

Sin embargo, el argumento central de quienes impulsaron la medida dentro de Cambiemos es que el juego online existe, es una realidad en la provincia, se lo regule o no. Pero que la regulación permite sumar ingresos para destinar a áreas sociales, controlar una operatoria que hoy canaliza dinero sin justificar y aplicar medidas en contra de la ludopatía.

"Si existe un proyecto para prohibir el juego online y que encuentre la manera de garantizar esa prohibición, que es lo más relevante, sin duda encontrará apoyo de la Provincia. Pero hasta ahora no ha aparecido un mecanismo sencillo de control o prohibición. Con lo cual, mientras tanto, que paguen impuestos", agregaron.

Argumentaron también que hoy ni siquiera es necesario contar con una tarjeta de crédito o una cuenta bancaria para jugar en las más de 15 páginas de apuestas (la mayoría trasnacionales): en toda la provincia se venden tarjetas prepagas para cargar "créditos" y apostar online.

Pero lo que terminó de torcer la voluntad de Vidal fueron los más de 25.000 millones de pesos que la Nación le transfirió en subsidios a la energía y el transporte. La Gobernación necesita hacerse de fondos para cubrir ese bache. El juego online podría aportarle más de $2000 millones. La creación de un impuesto del 2% a las apuestas ganadoras de tragamonedas, otros $7000 millones.

La Iglesia no es la única que se opone a la regulación del juego online, que se aprobó en la madrugada del martes junto al presupuesto bonaerense. También lo hace un sector de intendentes del peronismo, encabezado por el vicepresidente del PJ bonaerense, Fernando Gray.

"La gobernadora deja en peligro a muchos bonaerenses que van a ver evaporarse sus ingresos apostando a través de sus PC, tablets o celulares", dijo el intendente de Esteban Echeverría, partido donde no hay bingos ni casinos tradicionales. "Es una barbaridad que la propuesta del Gobierno sea fomentar el juego entre familias de la Provincia, en momentos de caída del empleo y pérdida del poder adquisitivo del salario", agregó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.