La Iglesia, otra vez en un rol institucional clave