La Iglesia pidió a los políticos que reconozcan sus "graves errores"