La Iglesia pidió más diálogo político y rechazó la exclusión

Mensaje de la Comisión de Pastoral Social a oficialistas y opositores
Darío Palavecino
(0)
30 de junio de 2014  

MAR DEL PLATA.- Encuentro, diálogo y consenso. Las tres palabras, con énfasis de reclamo, retumbaron durante las tres jornadas consecutivas de esta Semana Social 2014 de la Iglesia, que reunió aquí a religiosos, funcionarios y dirigentes políticos y sindicales.

Además, la Iglesia resaltó su apuesta hacia la pretendida reconciliación de los argentinos. "Somos los más indicados, (...) somos expertos en reconciliación", señaló el obispo de San Isidro, Jorge Casaretto, sobre un rol que les carga por igual a todos los cristianos.

"Nuestra intención ha sido promover un espacio de diálogo para crecer en la amistad social", se ratificó desde el documento final de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social (Cepas), en el que se aboga por generar mayor inclusión y encuentro, promover el desarrollo integral y erradicar la pobreza. Camino en el que se destaca el papel central del papa Francisco: "Valoramos su cercanía con los pobres", se resalta en el texto.

Y desde la voz del premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, la Semana Social dejó un eco sobre la negociación con los holdouts en los tribunales estadounidenses. "Hay que pagar la deuda justa, pero nunca la injusta", dijo quien en una carta enviada hace unos días al juez Thomas Griesa recordó que hace 30 años que se exige una auditoría para revisar la deuda externa argentina. "Ningún gobierno quiso hacerlo", se quejó.

Para los miembros de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social (Cepas), este fin de semana de trabajo y deliberaciones en el hotel 13 de Julio dejó señales muy positivas. Reunieron a lo largo de las actividades programadas a funcionarios y dirigentes de todo el abanico político, desde el oficialismo hasta los distintos matices de la oposición. Y lo propio lograron con el movimiento obrero, presente con todos sus líderes, aunque sea con un mensaje grabado, como fue el caso de Hugo Yasky, que está en Bolivia.

La jornada final tuvo como protagonistas a los diputados Facundo Moyano y Margarita Stolbizer y Pérez Esquivel, titular de Servicio de Paz y Justicia (Serpaj). "No al diálogo para quedar bien y decir acá, con cara bonita, que todo está perfecto y que solo con la fe vamos a cambiar las cosas", sostuvo la referente del GEN, que demandó de los dirigentes intentos serios de acuerdos con "compromiso de acción".

"No podemos quedarnos en la frivolidad", advirtió Moyano, y cargó a la clase dirigente el desafío de avanzar en el diálogo y el consenso. Sostuvo que la política debe dar un marco para lograr el objetivo. Entonces criticó al poder con la situación puntual que vive el movimiento obrero, hoy fragmentado. "Si el gobierno juega a la división, será infructuosa la búsqueda de ese consenso y el diálogo", afirmó.

Pérez Esquivel también trazó un diagnóstico duro sobre las dificultades de los argentinos de encontrarse desde la palabra. Dijo que aquí se vive en una "confrontación permanente" y no dudó al señalar que vivimos en un país sin diálogo. "Así como en el país se avanza con la soja sobre tierras de indígenas, hay algo más peligroso, que es el monocultivo de las mentes", aseguró. Y pidió evitar que a los ciudadanos se los "intoxique con el agrotóxico de la propaganda".

El Nobel de la Paz se metió también en la cuestión económica. "Parece que hay buitres carnívoros y otros vegetarianos", dijo con ironía sobre la diferenciación que se hace entre los que entraron en un plan de pago y los que fueron a la justicia.

En la misa de cierre concelebrada con el titular de la Cepas, monseñor Jorge Lozano, y el obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino, Casaretto recordó que desde 1981 la Iglesia y la comunidad nacional vienen hablando de reconciliación. "Sin reconciliación fraterna es difícil que puedan darse otras virtudes sociales necesarias", alertó.

Éste fue un objetivo que poco antes había destacado el propio Marino, cuando recordó que la Iglesia aspira a ser "la casa de todos". Por eso afirmó que con la Semana Social como puente y lugar de debate se convoca "al diálogo y al encuentro, a la escucha mutua y a la mano tendida".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.