La Iglesia pidió un debate integral sobre el aborto, sin violencia ni agresiones