Duras críticas cruzadas. La Iglesia presiente más tensión con el Gobierno