La Iglesia recibió a los representantes del campo