La Iglesia reclamó "diálogo"