La Iglesia reclamó un diálogo a los políticos