La Iglesia rezó por "un diálogo fecundo" para llegar a un acuerdo