La Iglesia teme que crezca la tensión

Creían que el tema sólo se aplazaría
(0)
12 de febrero de 2008  

La Iglesia advirtió hace unos días su preocupación por la creciente frialdad en la relación con el Gobierno. Tras la tensión generada por el virtual rechazo del Vaticano al plácet de Alberto Iribarne, en el Episcopado suponían que la resolución del caso del obispado castrense se demoraría, pero no que en la Casa Rosada podría avanzar en dar de baja el cargo.

"No esperamos novedades mientras no se resuelva el caso de Iribarne. Lo que suponemos es que el Gobierno no hará nada alrededor de este tema", confiaron a LA NACION cerca del cardenal Jorge Bergoglio, presidente del Episcopado y arzobispo de Buenos Aires.

Si el Vaticano designa sin consultas los obispos de todo el mundo, el caso del obispado castrense es el único en cuyo nombramiento participa el gobierno. De aquí que la Iglesia deba aguardar indefectiblemente la acción de la Casa Rosada.

"Las cosas no están bien, así que creemos que [en el Gobierno] van a dejar todo como está". O sea: así, sin nombramientos, con el cargo vacante. En el clero informaron que no hubo conversaciones oficiales entre la cúpula del Episcopado y el Gobierno desde que estalló el caso Iribarne, y rechazaron que hubiera llegado a oídos de los principales obispos argentinos versión alguna sobre que la Nación estuviera pensando en eliminar la función del obispado castrense.

"El tema nos preocupa, pero vamos a esperar. La Iglesia difícilmente haga excepciones a sus reglas. No va a aprobar el plácet si el embajador designado tiene irregularidades canónicas [por ser divorciado y estar en concubinato]. Y esto no cambia la situación", concluyeron.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.