La incertidumbre signa los pasos en la pelea oficialista