La indiferencia del Presidente

Carta: De la Rúa optó por ignorar el pedido de disculpas que, por escrito, le envió Aldo Rico; Duhalde dijo que el tema fue una equivocación.
(0)
25 de marzo de 2000  

El Presidente eligió la indiferencia para responder al pedido de disculpas que el ministro de Seguridad bonaerense, Aldo Rico, le hizo llegar por carta pasado el mediodía de ayer.

La misiva, en la que el ex carapintada se disculpó "por cualquier situación incómoda que le hayan provocado los hechos que son de público conocimiento" (sobre la que se informa por separado), llegó a la Casa de Gobierno poco después del mediodía.

Pero los voceros de Fernando de la Rúa negaron haber recibido cualquier disculpa, aun cuando los medios periodísticos ya habían obtenido copias de la carta, las agencias de noticias ya habían difundido el texto de la carta que había traído personalmente a la Casa Rosada Horacio Poggi, jefe de prensa de Rico.

"Puede haber llegado acá (a Balcarce 50), pero las cartas a veces tardan días en llegar a las manos del destinatario", fue el pícaro argumento usado por uno de los asesores del Presidente para evitar más comentarios.

En realidad, el jefe del Estado recibió la carta y la leyó, pero decidió ignorarla para no darle más cabida al controvertido ministro de Ruckauf y propiciar, por omisión, una eventual renuncia del funcionario.

"Que Rico hable con alguien de su rango. No corresponde que un presidente de la Nación baje a ese nivel de discusión", explicaron fuentes cercanas a De la Rúa.

Poco antes, el Presidente se había entrevistado con el ex gobernador de Buenos Aires, Eduardo Duhalde. Allí, según informó a La Nación uno de los partícipes de la reunión, Duhalde confió a De la Rúa que "Ruckauf ya no sabe cómo solucionar el problema de Rico".

Al término de la reunión, el ex gobernador ofició de vocero del encuentro, al asegurar que el escándalo desatado por Rico "es un tema realmente superado para el Presidente". Y dio por terminado ese tema antes de que los periodistas pudieran preguntarle sobre los dichos de Carlos "El Indio" Castillo al diario Página 12, sobre el presunto pago de Duhalde a Rico por su apoyo en la convención que reformó la Constitución bonaerense.

"Es un verdadero blooper de Rico, una verdadera equivocación que ya no tiene importancia", opinó Duhalde.

"Un acto de temeridad"

Del encuentro también participó el ministro del Interior, Federico Storani, que eligió términos bastante más duros para referirse a las acusaciones de Rico. Calificó esos dichos como "mucho más que un mero error o un blooper , como dicen: es un acto de temeridad, porque no se trata de cualquier persona, se trata de un ministro de Seguridad", dijo.

A continuación, y en un tono enérgico que contrastó con el discurso moderador del Presidente, el ministro del Interior agregó que desde su punto de vista "no alcanza con una disculpa, porque no se puede pasar pidiendo disculpas un día al periodismo, otro día al Presidente y otro día no sabemos a quién". Y remató: "El tema es que un ministro de Seguridad debe dar confianza. Rico no da confianza".

De todas formas, y en sintonía con la estrategia de la Presidencia de ignorar a toda costa a Rico, Storani se cuidó de opinar sobre su eventual renuncia. Esa tarea quedó en manos de uno de sus amigos íntimos, el titular del Senado bonaerense Francisco "Pancho" Ferro, quien, entre otros aliancistas, pidió que Rico dejara el cargo.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?