Una creciente fuente de ingresos: en la ciudad de Buenos Aires. La industria cultural no para de crecer