La insólita conducta de los políticos en Twitter

Los argentinos dejan su sello en la red
Laura Capriata
(0)
6 de junio de 2010  

Los políticos argentinos dicen en Twitter lo que no siempre se animan a decir en público o, al menos, de la forma en que lo dirían en público. Pelean con sus adversarios, descalifican y hasta insultan a sus críticos, blanquean sus pensamientos y revelan detalles de su vida personal.

A diferencia de EE.UU. y de Europa, donde esta red de información instantánea, que permite emitir mensajes de no más de 140 caracteres, se usa principalmente para publicitar a candidatos, difundir propuestas y comunicarse directamente con la sociedad, en nuestro país el nuevo chiche digital asimiló la personalidad de la dirigencia local y adoptó un perfil distinto.

"Vos creés que los insultos te hacen importante? Naaaa. Te hacen grosera e ignorante. Que te mejores", escribió esta semana a uno de sus críticos el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, un twittero full time que no repara en modales. Si las declaraciones de Fernández "en vivo y en directo" ya provocan polémica, mucho más sus tweets (o mensajes enviados a través de Twitter), donde discute por igual con políticos opositores o detractores de a pie (ver aparte).

Ante la ausencia total de Néstor y Cristina Kirchner en el universo Twittero, unos pocos kirchneristas acompañan al jefe de Gabinete en su cruzada digital.

Entre los usuarios surgidos de las nuevas generaciones, el diputado kirchnerista Juan Cabandié prefirió usar el sentido del humor para cuestionar al nuevo abogado de la dueña de Clarín. "El ex juez progre Gabriel Cavallo está más quebrado que un RapiPollo", subió a la red.

Pero Osvaldo Nemirovsci, el funcionario K designado para implementar la TV digital en el país, no se queda atrás. "Fiesta de Perfil. De la Rúa con 31 muertos en su gobierno entrega premio a la Libertad de Expresión..! Y los malos somos los K. Por Dio (Sic)...!" twitteó sobre las premiaciones de la editorial de Jorge Fontevecchia.

Sin embargo otros radicales se llevaron la peor parte. "Tonto y Retonto: Gerardo Morales y Ernesto Sanz", escribió últimamente Nemirovsci sobre el titular del bloque de senadores radicales y el presidente de ese partido.

Dirigentes Twitteros

Los integrantes de Pro son fanáticos Twitteros, desde Mauricio Macri hasta el último de sus funcionarios, que no pierden oportunidad de pelearse con el gobierno nacional y acusarlo de sus desventuras.

Menos pasional que sus funcionarios, el jefe de gobierno aprovechó la Red para colgar la carta donde Cristina Kirchner anunció que no iría a la gala del Colón y la recusación al juez Norberto Oyarbide por las escuchas telefónicas.

Pero Macri no es un enamorado de Twitter. Apenas mandó media docena de mensajes desde los festejos del 25 de Mayo, y casi todos impersonales. En cambio sus diputadas estrella, Gabriela Michetti y Paula Bertol, no dan un paso sin contarlo en la Red.

"Guillermo Yanco me regaló caramelos Mu-Mu por mi cumpleaños! No se puede creer lo ricos que son! Cuántos recuerdos de mi infancia en Laprida", escribió esta semana Michetti.

Fanática y trasnochada, el 30 de mayo, entre las 3 y las 4 de la mañana, intercambió 28 tweets o mensajes con un usuario que le pidió explicaciones varias, desde su postura sobre el matrimonio gay hasta la presencia de Ricardo Fort en el Colón. "Su madre pertenece a la Asociación de Amigos del Teatro y tenía entradas que evidentemente dio a su hijo", justificó sobre la presencia del chocolatero mediático en las primeras filas.

Bertol también usa Twitter para confidencias. "Dolor fuerte de garganta y cuerpo: típico síntomas de cambios de clima. Propóleo y películas en la cama. Retomo lecturas inconclusas", escribió.

Con menos sentimiento que las chicas Pro, varios políticos que adoptaron Twitter lo usan como una simple cartelera de sus actividades y declaraciones del día. Los casos más paradigmáticos son el vicepresidente Julio Cobos, el gobernador bonaerense Daniel Scioli y el ex presidente Eduardo Duhalde.

Felipe Solá tampoco le da un uso muy distinto, pero tiene un toque personal insospechado. Todos los días da las buenas noches antes de desconectarse. "Me voy a TN, cruzamos opiniones mañana por acá, al resto, buenas noches", escribió, por ejemplo.

Político 2.0 desde el principio, Francisco de Narváez debe ser el que más dinero gasta en tecnología y en recursos humanos para aprovechar al máximo estas herramientas. Además de contar sus actividades de campaña permanente, fue uno de los primeros en sorprender con definiciones políticas vía Twitter, cuando elogió a Carlos Reutemann y no descartó que pueda ser candidato en 2011.

Una infidencia a la que sólo tuvieron acceso sus más de 22.000 seguidores y el resto de la Red, donde todos ven los mensajes de todos.

Muchos eligen la nueva plataforma a modo de tribuna política e incluyen descalificativos e ironías contra quienes no comparten sus mismas ideas.

"Ministra de Economía de España: el impuesto a los ricos solo durará unos años. ¿El impuesto a los pobres será eterno?", twitteó hace unos días el embajador en Washington, Héctor Timerman, al fustigar la política europea de ajuste por la crisis.

"Si conocen a De Narváez podrían preguntarle cuándo va a revelar el plan que anunció en las elecciones de 2009", ironizó.

QUE DICEN

"No podemos entrar en el San Martín. ¿Estará Macri cenando con Mirtha? "

Gabriela Cerrutti

@gabicerru

"Los asambleístas de Andalgalá están sufriendo aprietes. El lunes vamos a dar una conferencia con Pérez Esquivel, Donda y Nora Cortiñas. "

Fernando Pino Solanas

@fernandosolanas

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.