La insólita desaparición de las encuestas de imagen