La interna peronista, en el trasfondo de la decisión de Bonadio