La investigación: la causa se abrió hacia la política y el mundo de los espías

Con el paso del caso al juzgado de Palmaghini, se ahondaron pistas que podrían apuntar a una venganza internacional o a un crimen local,en
(0)
17 de enero de 2016  

Alberto Nisman, la última foto del fiscal de la causa AMIA
Alberto Nisman, la última foto del fiscal de la causa AMIA Fuente: LA NACION

A un año de la muerte del Alberto Nisman, la investigación recibió una bocanada de oxígeno y se amplió: ya no se trata sólo de esclarecer la muerte de un hombre que apareció con un tiro en la cabeza en el baño de su casa, sino de investigar el deceso del fiscal que pidió la captura de ex funcionarios de Irán por el atentado contra la AMIA y que denunció a la ex presidenta Cristina Kirchner por intentar encubrirlos.

En este nuevo camino que tomó el expediente, que ya reúne 45 cuerpos -es decir, unos tres metros de alto-, la Justicia ahonda la búsqueda de pistas en el mundo secreto de los espías y desclasifica información en la política. La ex mujer de Nisman, Sandra Arroyo Salgado, supone que el fiscal fue víctima de un ataque realizado por sicarios, locales o extranjeros, como parte de una pelea de servicios de inteligencia. Su madre, Sara Garfunkel, pidió ampliar la investigación a los denunciados por el fiscal, incluida Cristina Kirchner, porque cree que allí está la clave de la muerte. En esa cornisa angosta camina la jueza Fabiana Palmaghini buscando pruebas.

El límite de las suposiciones de las querellas es un informe de una junta médica convocada por la fiscal Viviana Fein, que tuvo la causa durante un año. Allí, la mayoría de los expertos oficiales coinciden en que la hipótesis más probable para explicar la muerte es la del suicidio.

No obstante, en plan de saber si es verosímil la alternativa del homicidio, Palmaghini pidió al Gobierno desclasificar toda la información de la que disponga sobre Nisman en sus archivos, teniendo en cuenta que Irán lo había condenado a muerte. Le mandó un oficio al secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, para que desclasifique y le mande toda documentación, archivo e información que tengan la Agencia Federal de Inteligencia, la Cancillería, Migraciones, las Fuerzas Armadas y las fuerzas de seguridad, ya sean de servicios de inteligencia propios o extranjeros. Lo hizo a pedido de Pablo Lanusse, que representa a la madre de Nisman.

El Gobierno ordenó liberar la información de inmediato. Son los nuevos tiempos tras las salida de Cristina Kirchner del poder. El kirch-nerismo ninguneó la muerte de Nisman y profundizó en sus finanzas y vida amorosa para descalificarlo. El macrismo recogió el reclamo de un amplio sector de la sociedad para esclarecer la muerte porque supone que se trató de un crimen político.

El reclamo de la madre de Nisman fue más allá: le pidió a Palmaghini que detecte qué teléfonos usaba Cristina Kirchner cuando se firmó el pacto con Irán para hacer un cruce de llamadas que puede ser revelador. Nada se dispuso al respecto aún.

La jueza sí ordenó que se realice un cruce de llamadas sobre los teléfonos usados por el funcionario de Aduana procesado por espiar a Nisman cuando regresó al país y almacenar datos sobre su hija cuando entró cuatro días más tarde con su madre, Sandra Arroyo Salgado. Palmaghini quiere saber si es un espía del Estado y quién le daba órdenes. Por ahora, la respuesta de todos los organismos de seguridad y de inteligencia es negativa.

Otro indicio de que la causa se amplió es que la jueza ordenó certificar todas las causas relacionadas con la denuncia de Nisman contra Cristina y se hizo de una copia de la causa original que está ya archivada.

El destino que tendrá ese caso contra la ex presidenta es otra incógnita por develar pues, antes de la feria judicial, se especuló con que con nuevas evidencias podría reabrirse. Es una tarea que está en manos del fiscal Gerardo Pollicita, aunque con pocos elementos para intentarlo.

Las otras causas ligadas a la muerte de Nisman son aquellas en las que el fiscal denunció amenazas. Las investiga el juez Luis Rodríguez. "Rusito descerebrado, te vamos a matar a vos y a tus hijas", se afirma en uno de los mails que recibió el fiscal. "Cuidate pajarito y cuidá a tu familia que papá Jaime no va a poder devolvértela entera, a él también le queda poco, chao", dice otro.

Otros casos en el contexto de la muerte del fiscal son aquellos en los que se denunció que en el edificio Le Parc, donde apareció su cuerpo, hubo zona liberada. Elisa Carrió denunció a César Milani, a Aníbal Fernández y a Sergio Berni como partícipes de un plan delictivo que derivó en la muerte de Nisman, mediante el retiro de la custodia y la actuación de Antonio Stiuso.

También se certificó otra causa contra el ex secretario de Seguridad Sergio Berni por su actuación en la noche del domingo en que se halló el cadáver del fiscal, cuando llegó a las torres de Puerto Madero, o denuncias contra Cristina Kirchner por conspirar con su gabinete para asesinar al fiscal.

También se certificó la denuncia de un posible atentado de Estado Islámico contra Nisman, Cristina y el papa Francisco, según una amenaza recibida por mail al 911 en 2014. No se sabe quiénes la mandaron.

La jueza Palmaghini reasumió la dirección de la causa el 17 de diciembre. Hasta entonces, la tenía la fiscal Fein. La actuación de Fein cosechó críticas por parte de Arroyo Salgado, que no dudó en enfrentar a la fiscal, recusarla y acusarla de tener una idea preconcebida para investigar sólo la hipótesis del suicidio.

Fein se defendió y rechazó las críticas. Puede exhibir más de 9000 fojas de actuaciones que sirvieron para tener una primera impresión de la escena de la muerte, aunque para las querellas dejaron dudas sobre la conservación de las pruebas. En su trabajo concluyó que, si bien "no puede pasarse por alto" la denuncia de Nisman contra Cristina, no es menos cierto que "no se ha acreditado ni siquiera por una prueba directa, irrefutable y con la certeza exigible, al menos hasta ahora, que el deceso del fiscal federal Natalio Nisman fue el resultado de un obrar homicida". Fue su último dictamen antes de perder la dirección del caso.

Para responder a las críticas de Arroyo Salgado, Fein aclaró que no se enroló en la hipótesis del suicidio y que no descartó ninguna: ni el suicidio, ni el suicidio inducido o el homicidio. No hay prueba científica, insistió Fein, y criticó a los peritos de la querella que dijeron que Nisman estaba de rodillas al morir.

La jueza Palmaghini reasumió la investigación y destacó que las de-savenencias de la fiscal Fein con los abogados Ricardo Casal, Juan Pablo Vigliero y Manuel Romero Victorica, de la querella que representa a las hijas de Nisman, Iara y Kala, afectaron la investigación y la paralizaron.

Stiuso, figura clave

En esta profundización de la investigación que dispuso la jueza y su reactivación tiene especial importancia la citación, una vez más, de Stiuso, poderoso ex director de Operaciones de la ex SIDE, que trabajó con Nisman en la causa AMIA. Stiuso se presentó en el juzgado de Palmaghini a través de su abogado, Santiago Blanco Bermúdez. Dijo que estaba en el exterior con su familia desde febrero pasado porque teme por su seguridad.

Pero le avisó a la jueza que, con la asunción de Mauricio Macri como presidente, esta considerando volver al país en breve, por lo que pidió que se le tome declaración. También la jueza decidió citar a Carlos "Moro" Rodríguez, otro ex agente de inteligencia. Está radicado en Mallorca y, supuestamente, es quien acercó a Diego Lagomarsino a Nisman.

También la jueza quiere precisar si Nisman era objeto de tareas de inteligencia por parte de la Prefectura Naval, como denunció la querella. Pidió ver las grabaciones de las cámaras de Le Parc y sus alrededores para determinar si había efectivos vigilando el edificio, más allá de la consigna que el juez Luis Rodríguez había dispuesto para cuidar a Nisman tras las amenazas recibidas.

La reconstrucción de las llamadas que recibió e hizo Nisman, que desa-parecieron del registro de su celular, fue ordenada por la jueza, así como recuperar los mensajes de voz.

Palmaghini ya llamó a prestar declaración a distintos jefes de la Prefectura Naval por contradicciones sobre la actuación en los primeros minutos después de que la policía que custodiaba a Nisman les comunicó que estaba muerto en el baño.

En el mes de febrero tendrán lugar algunos tramos clave de la investigación que serán determinantes para que la jueza responda a un interrogante capital: si se quedará con el caso o lo enviará a la justicia federal.

El tema no es menor. No se trata de mudar 45 cuerpos de expediente de Tribunales al edificio de Comodoro Py 2002, en Retiro, y asignarle un nuevo juez, sino que implicará reconocer que al menos es probable que Nisman haya sido víctima de un asesinato y que su muerte está vinculada a su actuación como fiscal federal.

La hipótesis de máxima de las querellas en este momento es lograr este objetivo y están a la expectativa de la decisión de la magistrada, que se conocerá al finalizar el primer trimestre del año.

ÚLTIMAS HORAS

Qué hizo Alberto Nisman durante los momentos previos a aparecer muerto

9.38

Secretaria

El sábado, Nisman le informó a su secretaria que iría al Congreso a declarar solo a la Comisión y en reserva

11.00

Custodio

El fiscal llamó a su custodio de confianza, Rubén Benítez, para pedirle consejos sobre la compra de un arma

12.00

Stiuso

A lo largo del día, intentó comunicarse tres veces con el espía "Jaime" Stiuso, pero él no le respondió

18.27

DAIA

Nisman le envió al presidente de la DAIA, Waldo Wolff, una foto de sus apuntes previos a la declaración

20.30

Arma

El sábado a la noche, Diego Lagomarsino fue a la casa de Nisman a entregarle el arma que el fiscal le pidió

7.00

Computadora

El domingo 18 a la mañana la computadora de Nisman se conectó a Internet. Revisó los diarios y los mails

Última foto

14/01/2015. "Volvía un miércoles después de una nota por la Plaza de Mayo cuando me dijeron que tenía que hacerle fotos a Nisman. En Le Parc, me recibió uno de sus custodios. Tras las rejas, había tres más. «¡Qué día agotador y encima tengo que ir a TN!», me dijo el fiscal. Le saqué fotos en el lobby, me pidió seguir afuera. Estaba tranquilo, pero preocupado por cómo iba a salir. «No quiero aparecer cansado», repetía. Le mostré las fotos y quedó contento. El viernes viajé a Pinamar para cubrir la temporada. El lunes me enteré por LA NACION de su muerte. Hacía cuatro días le había tomado las fotos. Quedé shockeado"

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.