La izquierda dividió su voto porteño y quedó en deuda