El papel de la oposición. La izquierda y Kirchner viven un tiempo de máxima frialdad