La justicia de EE.UU. ordenó pagar a "fondos buitre"

Un tribunal de Nueva York exigió a la Argentina que cumpla con acreedores que reclaman US$ 1333 millones; uno de ellos logró embargar la Fragata; el Gobierno le restó importancia al fallo
Martín Kanenguiser
(0)
27 de octubre de 2012  

La Noche de Brujas se adelantó para la Argentina, ya que la justicia de Estados Unidos obligó ayer al Gobierno a pagarles a los "fondos buitre" la deuda en default que reclaman desde 2001.

En un fallo que sorprendió incluso a los propios demandantes, se le ordenó al Gobierno que cumpla con el requerimiento de los fondos NML-Elliott, Dart y Aurelius, tal como lo había hecho con los acreedores que aceptaron los canjes de la deuda. Estos fondos piden US$ 1333 millones en bonos, aunque los compraron a un valor bastante más bajo que los demás inversores.

El Gobierno reaccionó con un mensaje que procura llevar tranquilidad: " La Argentina seguirá cumpliendo con los bonos de jurisdicción internacional en los términos en los que lo viene haciendo hasta ahora", dijo a LA NACION el secretario de Finanzas, Adrián Cosentino. Ahora queda abierta la posibilidad de una apelación ante la Corte Suprema de Estados Unidos.

Casi cuatro semanas después del embargo en Ghana de la Fragata Libertad, por el juicio entablado por NML, el tribunal de EE.UU. afirmó que la Argentina puede pagar a los holdouts por contar con más de 40.000 millones de dólares en reservas del Banco Central (BCRA).

El fallo hizo lugar a la interpretación más amplia posible de la cláusula pari passu, que ordena a la Argentina que trate en términos similares a estos fondos y al 91% de los bonistas que habían aceptado los dos canjes para salir del default (2005-2010). La Argentina esperaba una derrota más acotada, por la cual los camaristas sólo criticaran la "ley cerrojo", que le impide al país negociar con los acreedores que no aceptaron las ofertas, pero sin ponerlos en pie de igualdad con los demás.

Sin embargo, ayer del lado argentino predominaron los intentos por entender la magnitud del fallo, que ahora volverá a manos del juez Thomas Griesa para determinar cuánto es lo que efectivamente debe pagarse (si el 100% de lo que reclaman los buitres o una suma similar a la que, con quita, ya cobran los bonistas que aceptaron ambas ofertas). Una vez que Griesa defina ese monto, el caso volverá a la corte de apelaciones y la Argentina podrá intentar apelar ante la Corte Suprema de Estados Unidos; expertos consultados por LA NACION recordaron que ese tribunal sólo acepta tomar casos muy acotados en los que entiende que hay violación a las leyes federales. La otra chance es que se tome en cuenta el argumento del Tesoro de Estados Unidos, que advirtió que darles la razón a los "fondos buitre" implicaría poner en peligro otras reestructuraciones soberanas, como la de Grecia.

Al respecto, los camaristas indicaron que "ninguno de los bonos emitidos por Grecia, Portugal o España, las naciones identificadas por la Argentina como las próximas que van a reestructurar, se rigen por la ley de Nueva York", como sí lo hacen unos US$ 10.000 millones de bonos argentinos surgidos de los canjes para salir del default.

"Es altamente improbable que otros gobiernos se encuentren en la misma situación que la Argentina en el futuro", agregaron los jueces.

Si este fallo quedara firme, la Argentina debería pagar parte o todo el monto que reclaman los "fondos buitre" antes o al mismo tiempo que abonarán, el 15 de diciembre, los US$ 3600 millones del cupón del PBI con las reservas del Banco Central. Con el mismo tono de enojo que se reflejó en sentencias previas de la justicia norteamericana por la demora de la Argentina en cumplir con los fallos adversos, los camaristas indicaron: "Tenemos pocas dificultades para concluir que la Argentina incumplió con la cláusula de pari passu", en vigor en la ley de Estados Unidos.

"El tribunal entiende que la Argentina violó esta decisión cuando realizó pagos bajo el actual régimen de cambio de bonos mientras mantenía su negativa a satisfacer las obligaciones de pago de los demandantes y cuando sancionó la ley cerrojo y su suspensión", indicaron los jueces Rosemary Pooler, B.D. Parker y Reena Raggi.

Fuentes cercanas a los acreedores indicaron que ahora al Gobierno le queda la opción de intentar una apelación rápida o negociar con los "fondos buitre" el pago, en una o varias cuotas. Si toma la opción de no aceptar el fallo y no logra una apelación, podría estar en peligro de caer en otro default, advirtieron analistas y abogados. La opciones más audaces serían tratar de pagar en Europa o en la Argentina con los bonistas que aceptaron el canje, pero con el riesgo de que pueda considerarse que no cumplió con los términos originales de la reestructuración. "Hay que tratar de armar un caso reabriendo la ley cerrojo, al margen de esta decisión, porque postergar una decisión o aislarse va a ser cada vez más costoso. Claramente el impacto de esta decisión judicial es muy superior a la de la Fragata Libertad", opinó el ex secretario de Finanzas Daniel Marx.

El analista Boris Segura, de Nomura Securities, advirtió desde Wall Street: "Dada la errática política oficial, vemos no pocos riesgos de más errores; en particular, prevemos una acalorada retórica de importantes funcionarios calificando esta decisión como un ataque a los argentinos".

Además, afirmó: "Las chances de un default técnico aumentan, ya que esta decisión impactará severamente en el procedimiento que la Argentina paga sus bonos posdefault y el riesgo de embargos estará muy presente".

Al respecto, será clave la interpretación final que haga Griesa sobre la responsabilidad de los bancos que realizan los pagos de la deuda argentina; los demandantes pidieron considerarlos "cómplices" de la Argentina, pero los camaristas usaron un lenguaje más moderado. Resta determinar si Griesa decide que los "fondos buitre" pueden embargar recursos de los bancos originados en la Argentina si el Gobierno no lograra rever el complicadísimo fallo de ayer.

Las posibles consecuencias

  • El juez Griesa tendrá que decidir de qué manera la Argentina debe cumplir con el pago y cuál será el monto
  • El Gobierno podría apelar la medida ante la Corte Suprema de EE.UU.
  • Los bonistas insistirán en cobrar el 100% de sus títulos y no cederán con su presión al gobierno argentino
  • US$ 1333

    millones


    Es el monto total de los títulos que reclaman cobrar los fondos NML-Elliott, Dart y Aurelius
  • 8%

    de la deuda privada


    Es lo que sigue en default, ya que sus titulares no aceptaron los canjes
  • DEL EDITOR: qué significa.

    Otra derrota judicial explosiva para el país. Un fallo que descoloca al Gobierno: puede obligarlo a elegir entre pagarles a los "buitres" o caer en default.

    ADEMÁS

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.