La Justicia define la suerte de la diputada Ayala y genera un revuelo en el oficialismo

Ayala, el día en que se trató su situación en Diputados
Ayala, el día en que se trató su situación en Diputados Fuente: Archivo
Si la Cámara de Casación ratifica su prisión preventiva, Cambiemos ya no tendrá margen para mantener sus fueros
Laura Serra
(0)
27 de diciembre de 2018  

La inminente resolución de la Justicia sobre el caso de la diputada oficialista Aída Ayala, quien afronta un pedido de prisión preventiva y de desafuero por el supuesto delito de lavado de dinero, tiene en vilo al bloque de Cambiemos. Paradojas de la política, Ayala debe su permanencia en la Cámara baja gracias a su partido, la UCR, y al kirchnerismo; los demás bloques, incluso Pro y la Coalición Cívica, hubieran acelerado hace rato su desafuero.

El caso Ayala incomoda, y mucho, a Cambiemos: lo emparenta con el kirchnerismo.

En efecto, en la Cámara de Diputados prima la doctrina de que, ante un reclamo de prisión preventiva contra un legislador en primera y en segunda instancia judicial, el cuerpo debe proceder inmediatamente a su desafuero para no entorpecer la investigación judicial.

Esta doctrina se aplicó sin contemplaciones contra Julio De Vido, exministro de Planificación y luego diputado kirchnerista, que ya lleva poco más de un año en prisión preventiva. Ayala afronta un proceso similar al de De Vido: las acusaciones en su contra ya fueron ratificadas en segunda instancia, con la diferencia de que aún permanece libre.

Desde la oposición, la diputada Graciela Camaño (Frente Renovador) intentó en varias oportunidades que se aprobara el desafuero de la diputada chaqueña. Se encontró con el rechazo no solo de Cambiemos sino, llamativamente, también del kirchnerismo que no actuó por simpatía a Ayala, sino por una cuestión de coherencia: a su juicio hace falta una sentencia firme dictada por la Corte Suprema para despojar a un legislador de sus inmunidades parlamentarias. Como lo hizo en su momento para defender a De Vido (sin éxito), el kirchnerismo sostiene para el caso Ayala que no basta con una sentencia en primera y segunda instancia para desaforar a un legislador. Esta es la doctrina que se aplica en el Senado y la que permite a Cristina Kirchner resistir los embates de la Justicia merced a sus fueros.

Último recurso

La diputada chaqueña sabe que su situación política es frágil. La Coalición Cívica, liderada por Elisa Carrió, ya hizo saber que está dispuesta a votar por su desafuero. Como último recurso antes de ir presa, sus abogados presentaron ayer ante la Cámara Federal de Casación Penal un escrito en el que apeló el procesamiento y la prisión preventiva que en su momento dictó la jueza federal de Resistencia Zunilda Niremperger, fallo que fue luego confirmado por la Cámara Federal de Apelaciones. Allí se la acusa a Ayala de haber incurrido en diversos delitos mientras se desempeñaba como intendenta de Resistencia entre 2007 y 2015.

Según pudo saber LA NACION, la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal dará su veredicto antes de fin de año. En caso de que el procesamiento y el pedido de prisión preventiva queden firmes, la Cámara de Diputados procederá al trámite de desafuero de Ayala y todo indica que será aprobado no bien arranquen las sesiones ordinarias del Congreso.

"Si la Cámara de Casación confirma el fallo de primera y de segunda instancia ya no tendremos más margen político para defenderla. Ella ya sabe que deberá dejar la banca", admitió un importante diputado del radicalismo.

Lo cierto es que no bien arrancó el proceso judicial en su contra, la diputada Ayala se aferró a sus fueros parlamentarios para evitar ir presa. La actitud de la chaqueña desató un profundo enojo puertas en Cambiemos porque ella, alegando su inocencia, había prometido que presentaría un escrito para despojarse voluntariamente de sus fueros. Nunca cumplió con ese compromiso, lo que le valió al bloque oficialista una lluvia de críticas de la oposición que le reprocha que no aplique la misma vara de De Vido para uno de los suyos.

La situación para Cambiemos se tornó más apremiante con la nota que presentó De Vido desde la cárcel a principios de este mes a la Cámara de Diputados. En ella reclamó que se le devolvieran los fueros como diputado nacional porque ya lleva un año preso sin que la Justicia avance en la investigación en su contra. "Solicito formalmente al cuerpo parlamentario al que pertenezco que considere urgentemente el planteo", enfatizó el exministro kirchnerista. "Ya ha transcurrido más de un año desde la detención en calidad de prisión prevenitva, posibilitada por el desafuero otorgado, esto es, sin sentencia firme de condena, sin que en la causa se haya aportado un solo elemento adicional a los existentes a la fecha del auto de prisión", agregaron sus abogados en un escrito.

"Esto pone de manifiesto que la única finalidad de la decisión judicial y del mismo desafuero no ha sido una razón de garantía respecto del normal desarrollo del proceso penal que lo involucra, sino precisamente, impedir su actuación como diputado", agregaron los letrados del exministro. "Cambiemos aplica un doble estándar -reprochó Agustín Rossi, jefe del bloque del FPV-. Vamos a insistir en la reincorporación de De Vido".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.