La Justicia rechazó al candidato a senador por el PJ correntino

Fallo: lo resolvió la Cámara Nacional Electoral por considerar que el justicialista Rubén Pruyas fue elegido en forma irregular.
(0)
3 de noviembre de 1998  

A pocas horas de que el peronismo concretó la maniobra para hacerse de una banca por Corrientes, la Cámara Nacional Electoral rechazó la postulación de su candidato a senador, Rubén Pruyas, por considerar que éste había sido elegido en forma irregular por los justicialistas de esa provincia.

De esta manera, el tribunal hizo lugar a una impugnación presentada por el postulante del Pacto Autonomista Liberal, Carlos Tomasella, que también reivindica la propiedad de ese escaño.

El pronunciamiento judicial dejó a Tomasella, virtualmente, como el único candidato habilitado para sentarse en la Cámara alta hasta el 2001, en reemplazo del liberal Juan Ramón Aguirre Lanari.

Sin embargo, esta intervención de la Justicia no logró amilanar al bloque oficialista de la Cámara alta, que ayer decidió seguir adelante con su estrategia para sumar las bancas que le garanticen que seguirá controlando el cuerpo a partir del año próximo.

El justicialismo ratificó que tiene previsto incorporar a Pruyas en la sesión de mañana, a pesar del citado fallo judicial y de las serias irregularidades que se cometieron en la provincia durante el trámite de designación del senador por la mayoría de la Legislatura distrital.

Entre esas irregularidades figura, por ejemplo, el hecho de que la Legislatura correntina no se reunió para designar al candidato y que, por consiguiente, permitió que el Senado nacional se atribuyera el papel de elector de sus miembros.

"Nosotros vamos a seguir con lo que teníamos pensado. Para pronunciarnos, nunca tuvimos en cuenta los fallos judiciales", aseguró el ultramenemista Jorge Yoma (La Rioja) Y agregó: "Además, no se puede esperar otra cosa de camaristas adictos a los radicales".

Apelación

El presidente del PJ correntino, el senador Angel Pardo, anunció que hoy apelará la medida ante la Corte Suprema de Justicia.

El fallo de la Cámara encendió para los pactictas una luz de esperanza, porque llegó sobre el dramático filo del debate en el recinto y antes de que la aprobación del dictamen de Pruyas fuera un caso cerrado.

"Esto demuestra que el despacho del justicialismo carece de todo sentido jurídico", opinó Aguirre Lanari.

Esta decisión judicial aporta otro dato controvertido al escándalo desatado entre el oficialismo y la oposición por la posesión de las bancas que se renuevan el mes próximo.

La disputa política dejó envuelto al cuerpo en una crisis institucional con final incierto. Unos y otros parecen decididos a no ceder posiciones.

El juez de primera instancia Carlos Soto Dávila (que en una época actuó como apoderado del justicialismo) había certificado que Pruyas reunía las exigencias legales y estatutarias para ser senador, de acuerdo con los requisitos que impone la Constitución Nacional.

El consentimiento judicial fue apelado por Tomasella. Según el dirigente liberal, el peronismo habría elegido a su postulante en un congreso partidario y no mediante el voto secreto de sus afiliados, como lo establecen sus normas internas.

Juicio político en trámite

Este cuestionamiento le valió al magistrado un pedido de juicio político, ya en trámite en la Cámara de Diputados. La irregularidad fue convalidada ayer por la Cámara Electoral en una sentencia firmada por los camaristas Rodolfo Munné y Héctor Orlandi, que revoca el fallo de Soto Dávila.

"Esto no hace más que demostrar la connivencia del juez federal con el justicialismo", opinó ayer un Tomasella eufórico, recién llegado a Buenos Aires.

En tanto, el senador José Antonio Romero Feris (autonomista correntino) consideró que "la Cámara vino a poner justicia sobre el tema".

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.