Sigue el escándalo. La Justicia volvió a allanar Skanska