La Legislatura, con tres fuerzas dominantes

Pro ocupará un tercio de las 60 bancas
Ángeles Castro
(0)
24 de octubre de 2005  

Con un tercio de las bancas en su poder y el apoyo de los lopezmurphystas, sus aliados en Pro, el macrismo consolidará el 10 de diciembre su condición de fuerza mayoritaria en la Legislatura porteña, en juego con las dos primeras minorías que integrarán el kirchnerismo y ARI.

Como si fueran las tres patas de una mesa, sobre estos tres partidos quedará entonces sostenido el esquema parlamentario de la Capital, actualmente fragmentado en 22 bloques, de los cuales diez son unipersonales.

Hasta donde mostraban los cómputos, al cierre de esta edición, la izquierda se perfilaba como la principal perdedora: de los diez legisladores con los que cuenta, pasará a trabajar con seis, exactamente el diez por ciento de las 60 bancas del cuerpo.

En tanto, con el 76 por ciento de las mesas escrutadas en la Ciudad, el macrismo sumaba 11 bancas -y aseguraban su permanencia en la Legislatura Marcos Peña, Diego Santilli y Silvia Majdalani- a las ocho que no renovaba. Además, peleaba una decimosegunda con Unión por Todos, cuya lista de candidatos a diputado local lideró Fernando Caeiro.

En consonancia con sus coequipers de Pro, actuará seguramente el lopezmurphysta Jorge San Martino. Y, así, la centroderecha concentrará 21 o 22 lugares.

Siempre según los mismos cómputos, el kirchnerismo lograba ubicar siete legisladores, encabezados por el director de la Biblioteca Nacional, Elvio Vitali. Así, el bloque del Frente para la Victoria crecerá de diez a 13 miembros.

El gran salto

El gran salto lo darán los representantes de ARI. Con apenas tres diputados, hoy la gente de Elisa Carrió constituye una de las bancadas minoritarias, ampliamente superada por la izquierda y por el ibarrismo puro y sus aliados en igualdad.

Pero la nueva Legislatura porteña demandará barajar y dar de nuevo. Porque ARI tendrá, según el escrutinio provisional, nueve diputados para defender el "contrato moral" en la ciudad. Llegan con la batuta en manos del radical Enrique Olivera.

Pasada la medianoche, las primeras cifras también permitían estimar que, a menos que haya un revés en medio del conteo, entrarán dos legisladores por el Partido Socialista (serán tres), uno por el radicalismo (más los dos actuales) y un zamorista, que quedará apartado de los cinco legisladores de izquierda que hoy hay en la Legislatura. Todos habían entrado en 2003 por Autodeterminación y Libertad (AyL), y todos rompieron relaciones. Las diferencias siguen siendo irreconciliables.

El ibarrismo

El ibarrismo, que -tras la crisis política registrada por la tragedia de Cromagnon- apenas pudo respaldar para estos comicios una lista sin ninguna posibilidad de ganar, quedará limitado a su mínima expresión, con tres diputados entre los ibarristas puros y sus aliados. Actualmente, son diez.

Y mantendrán sus unibloques independientes Mirta Onega y María Eugenia Estenssoro, aunque esta última -según confiaron operadores parlamentarios- podría empezar a votar en consonancia con ARI.

Repasemos. La consolidación del macrismo, la explosión de ARI, el fortalecimiento del kirchnerismo y la caída de la izquierda conformarán un escenario mucho más homogéneo, ante la actual desintegración de los bloques.

Y su relación con el Poder Ejecutivo porteño dependerá, en gran parte, de cómo el kirchnerismo y ARI definan su postura respecto de Aníbal Ibarra.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.