La ley contra Clarín, un tiro por la culata