Opinión. La maldición argentina de ser hoy un representante de la clase media