Verónica Magario: la intendenta kirchnerista que compró patrulleros y los ploteó con su nombre