La militancia K se entusiasma con el rol de Cristina para 2015

Cree que con los cambios recuperó poder para elegir a su sucesor
Gabriel Sued
(0)
25 de noviembre de 2013  

El kirchnerismo más leal a la Presidenta recuperó la sonrisa. Tras el ansiado regreso de "la jefa" y los cambios en el Gabinete , la luz al final del túnel que conduce a 2015 se ve con más nitidez. Los principales dirigentes de las organizaciones de militancia volvieron a creer en la posibilidad de que Cristina Kirchner logre designar a su sucesor, algo que parecía impensado en la noche de la derrota electoral.

El escenario empezó a cambiar sólo dos días después del 27 de octubre, con el fallo de la Corte que convalidó la ley de medios. Pero terminó de reconfigurarse la última semana, cuando el oficialismo recuperó a su conductora. El kirchnerismo, que en los 47 días de ausencia de su líder, había mostrado signos de incertidumbre y desorden, tardó menos de 24 horas en recobrar la calma y la expectativa. Rápidamente, todos se alinearon en apoyo de las medidas anunciadas por los dos nuevos hombres fuertes de la gestión, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el ministro de Economía, Axel Kicillof.

El optimismo que se ve en los despachos del kirchnerismo más puro se entiende mejor a partir del contraste: la noche de la derrota electoral la Presidenta estaba ausente y su regreso era una incógnita. El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, se había convertido en la figura central del oficialismo. La lista del Frente para la Victoria en la provincia de Buenos Aires la había encabezado Martín Insaurralde, un dirigente de estética similar a su adversario, Sergio Massa. Ese círculo se cerró con la foto que se tomaron juntos. Sin instrucciones claras sobre el futuro, algunos funcionarios se animaron a exteriorizar sus deseos de pelear por la sucesión. Primaba el desorden.

En el nuevo esquema, la figura de "Coqui", a quien algunos opositores ya dieron como candidato seguro del kirchnerismo en 2015, es, según la mirada de los referentes de Unidos y Organizados, una de las cartas más fuertes en el mazo que retornó a las manos de la Presidenta. Pero no la única. Porque lo verdaderamente importante, explican, es que ella volvió a ser la que reparte el juego. O, como graficó otro dirigente, lo determinante es que la Presidenta tenga el dedo bien fuerte a la hora de señalar a su elegido, como lo hizo Lula da Silva con Dilma Rousseff, en Brasil.

"Por primera vez en la historia un gobierno popular tiene la posibilidad de engendrar su propia continuidad. Es algo que no pasó ni con Yrigoyen ni con Perón", analizó el diputado provincial Fernando "Chino" Navarro, referente del Movimiento Evita. "En un momento parecía que el futuro de la Argentina lo debatían Scioli y Massa. Hoy está claro que nadie va a poder ser presidente sin el apoyo de Cristina Kirchner", coincidió el diputado Edgardo Depetri, jefe del Frente Transversal. "Ahora la sucesión está en manos de la Presidenta", se esperanzó Luis D'Elía, de Miles.

La evaluación es la misma en el resto de las agrupaciones de militancia más cercanas a la Presidenta. Aunque sostienen que ellos nunca habían perdido la calma, en La Cámpora también se muestran esperanzados con la nueva etapa. Explican que el kirchnerismo tiene lo que al resto de los sectores le falta: una organización, un proyecto y un liderazgo definidos. El candidato, afirman, surgirá naturalmente y cuando Cristina lo decida.

En el esquema que se fue delineando en los últimos días también quedaron claras las figuras del héroe y del villano, según el ojo de la militancia. Guillermo Moreno dejó la Secretaría de Comercio Interior bajo una lluvia de elogios y muestras de afecto de la dirigencia kirchnerista más pura. La Cámpora le rindió tributo con un editorial dedicado al "compañero Guillermo". La contracara fue Insaurralde, blanco de un duro comunicado de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, por su foto con Massa.

Con ese reparto claro de roles, el cristinismo volvió a mostrar un orden. "Algunos creyeron que el kirchnerismo estaba finiquitado -explicó otro dirigente de UyO-. Pero no se dan cuenta de es que un animal de poder al que le quedan dos años de gestión."

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.