La misión de "Wado" De Pedro: consolidar el armado electoral del kirchnerismo

El nuevo secretario de la Presidencia es un camporista muy allegado a los Kirchner
(0)
27 de febrero de 2015  

No va a ocuparse de los arreglos en la Casa Rosada ni será vocero. Guardián de Cristina Kirchner, tendrá como misión darle volumen político a la gestión y consolidar el armado electoral con el que el kirchnerismo planea sobrevivir más allá de 2015.

Eduardo "Wado" De Pedro tuvo ayer su bautismo en la Casa Rosada con su llegada a la Secretaría General de la Presidencia, un puesto clave y de cercanía a la jefa del Estado, que ejercerá con bajo perfil pero impronta de auditor. Algo de eso ya hizo desde que se consolidó en el círculo más cercano a la familia presidencial.

"No pasarán a la historia aquellos que especulen sino los que más se la jueguen", decían los papelitos que cayeron en el Salón Blanco de la Casa Rosada apenas "Wado" terminó de jurar, una frase de Néstor Kirchner con la que los militantes de Mercedes, su ciudad, celebraron su llegada al corazón del poder.

Amigo de Máximo Kirchner, miembro fundador de La Cámpora y de confianza de la Presidenta, el hasta ayer diputado nacional e integrante del Consejo de la Magistratura profundizará desde su nuevo cargo el control político de la gestión, el punto decisivo con el que el Gobierno intentará retener la iniciativa para definir la sucesión. "Wado" no es un hombre más en la estructura del poder.

Desde que se acercó a la familia presidencial cuando Kirchner dejó la Presidencia y se concentró en el armado político que le diera sostén al gobierno de Cristina, De Pedro fue consolidando su influencia y colocó gente de su confianza en la mayoría de los ministerios. Tuvo siempre un objetivo claro: la fidelidad a la Presidenta en su rol de operador, guardián del Gobierno y cerebro de La Cámpora, que se hizo más fuerte en ausencia del ex presidente.

Sus allegados destacaban ayer que mantendrá el control político sobre las áreas de la administración en las que sigilosamente fue avanzando. Su poder lo expandió de la mano de funcionarios propios y familiares, a quienes dio lugares clave de la estructura estatal. Julián Álvarez, su amigo y socio en el estudio jurídico que ambos fundaron, se convirtió en el secretario de Justicia de un ministerio completamente dirigido por La Cámpora. De su riñón es también Norberto Berner, el secretario de Comunicaciones de Planificación. De la militancia universitaria en Derecho con la agrupación NBI conoció a Mariano Recalde y a Axel Kicillof, con quien compartió gestión en Aerolíneas, y a quien ayer Cristina ratificó como camporista de la primera hora.

Buena parte de su familia se apostó en cargos de relevancia política, como sus dos hermanos de crianza, Juan Ignacio y Gerónimo Uztarroz. Uno, como candidato a intendente de Mercedes y jefe de la Anses local; el otro, como su mano derecha en el PJ. Wado es vicepresidentes del partido a nivel nacional y apoderado en la estructura bonaerense.

Su tío político, Alberto Cucho España, es diputado provincial y sus ojos en la provincia gobernada por Daniel Scioli, con quien De Pedro supo tejer una relación propia. Silvia Révora, también tía de Wado, es subsecretaria de Ambiente de la Nación y Santiago Révora (primo) trabaja con Amado Boudou.

Con una historia de vida trágica (perdió a sus padres, militantes de los 70, cuando tenía apenas dos años), se incorporó a la política desde HIJOS y arrastra una tartamudez que a costa de tratamientos intenta superar. Ayer esa condición no lo inhibió a la hora de jurar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.