La misteriosa historia de los US$ 1000 millones irrecuperables