La obra pública, eje de una campaña polémica