La oposición apunta a un empleado de Fellner