La oposición, entre las duras críticas y la ironía