La oposición reconoce límites para unirse, tras el masivo cacerolazo del 18A