Opinión. La oposición se puso en marcha