La paridad y la apatía complican los sondeos de los encuestadores