La pelea nacional modificó todo el mapa electoral porteño