La Plaza de Mayo vivió un carnaval con ritmo aymara