La polémica por el clientelismo invade la campaña