La hipótesis de la candidatura de Cristina a gobernadora, un dilema para Vidal

La gobernadora evalúa pros y contras del desdoblamiento
La gobernadora evalúa pros y contras del desdoblamiento Fuente: Archivo - Crédito: Rodrigo Néspolo / LA NACION
Jaime Rosemberg
(0)
4 de enero de 2019  • 13:03

Mientras disfruta de su descanso en Chapadmalal, María Eugenia Vidal sigue en contacto con sus lugartenientes del gobierno bonaerense. La mezcla de trabajo y ocio le permitió, el domingo 30, acercarse a Mar del Plata para el cumpleaños de Guillermo Montenegro , su candidato en esa ciudad de la Costa Atlántica, junto a funcionarios y amigos de la política, para compartir empanadas y sándwiches.

Más allá de las distracciones, en el cúmulo de hipótesis de trabajo para el año que se inicia, en el que pondrá en juego el control de la provincia más poblada del país, la gobernadora y su equipo se detuvieron en una que podría alterar del todo sus planes: la eventual candidatura de la senadora Cristina Kirchner a gobernadora bonaerense, como respuesta opositora a la intención no oficializada de funcionarios de Vidal de separar las elecciones bonaerenses de las nacionales.

"Cristina mide entre 28 y 30 puntos en todas las encuestas. Es un número más que respetable", confirma a LA NACIÓN uno de los ministros de confianza de Vidal. Y coincide con otro alto funcionario, que lee encuestas tanto como él. "Lo impresionante no es tanto lo que mide, sino cómo le traspasa esa intención de voto a cualquiera de sus eventuales candidatos. El porcentaje no es menor al 90 por ciento", coinciden cerca de la gobernadora en referencia a eventuales postulaciones de Axel Kicillof , Verónica Magario o Martín Insaurralde , los nombres en danza para competir, hoy por hoy, contra la gobernadora, que a pesar de la crisis económica que afecta a todo el país sigue con la mejor imagen política del país.

Intendentes necesitados

La hipótesis de Cristina candidata a un imperdible mano a mano con Vidal no es, por cierto, novedosa. "La tiran todos los intendentes peronistas que la necesitan para retener sus distritos", responde otro funcionario con conocimiento del terreno bonaerense. "Están preocupados por el desdoblamiento y juegan esa carta, me parece inteligente. Pero se debe exclusivamente a eso", refuerza otro miembro del gabinete de Vidal que conoce la realidad del conurbano. "Juega la nacional, se queda con todas las listas de legisladores aunque pierda", especula otro miembro del gabinete bonaerense.

La posibilidad del desdoblamiento de la elección bonaerense está latente. De hecho, se conformó una comisión con diputados y senadores de todos los partidos para evaluar modificaciones en el cronograma electoral y en las herramientas de votación. Anhelan cristalizarlo con un proyecto de ley que será debatido este año.

De todos modos, los rumores que, durante la semana, dieron cuenta de reuniones de la expresidenta con dirigentes kirchneristas y peronistas (algunos de ellos con pasado y presente en la provincia) volvieron a alertar a los dirigentes cercanos a Vidal, algunos de los cuales siguen creyendo que separar las elecciones bonaerenses de las nacionales puede servir para darle a Mauricio Macri un resonante triunfo antes de su intento reeleccionista en octubre.

"No creo que [Cristina] lo haga, si pierde queda fuera de la pelea por la Presidencia", evaluó uno de los funcionarios que sigue sosteniendo las ventajas del desdoblamiento, aún sabiendo que el eje que componen el jefe de Gabinete Marcos Peña y el consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba se opone a discutir una opción que "dejaría solo" a Macri en la pelea por la presidencial en octubre.

En tren de apoyar la separación de elecciones, cerca de Vidal insisten en que un triunfo de su jefa política en septiembre "termina de pulverizar al kirchnerismo y nos hace ganar 100 intendencias". Curiosamente, es el mismo argumento el que esgrimen los intendentes peronistas y kirchneristas que sostienen, en silencio por el momento, sobre la necesidad de la postulación de la expresidenta para contrarrestar la eventual jugada de Cambiemos .

De todos modos, y más allá de coincidir en que el kirchnerismo hará "lo que sea" para regresar al poder, y que la que viene será una "campaña áspera", en el gobierno bonaerense repiten que Vidal "hará lo que Mauricio decida" y que en marzo "unificarán criterios" con Peña y los encargados de la ingeniería electoral de Cambiemos, hoy abocados a conseguir avales y cerrar listas para las elecciones en distintas provincias.

¿Y si de todos modos Cristina juega sus cartas y su capital político en la provincia? Al margen de la discusión interna, cerca de Vidal prima el optimismo ante esa alternativa. "Sinceramente creo que con María Eugenia pierde porque polariza demasiado. Y ya perdió una vez con [Esteban] Bullrich", afirma otro leal a Vidal, que recuerda la victoria de Cambiemos en las legislativas de octubre de 2017 por sobre la lista encabezada por la expresidenta, y que obtuvo dos de las tres bancas en el Senado que estaban en disputa.

Tras esta elección, Cristina Kirchner accedió al Senado junto con los macristas Bullrich y Gladys González.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.