La prensa extranjera ocupó sus principales títulos con la crisis argentina