La Presidenta aísla a Peralta y le pide "no echar culpas"

Cristina Kirchner le dedicó un duro mensaje público y el oficialismo local rechazará un plan del gobernador para tomar deuda; el rojo fiscal amenaza el futuro de la gestión
Mariela Arias
(0)
7 de septiembre de 2012  

RÍO GALLEGOS.- Después de haber acusado al kirchnerismo de desestabilizarlo y de armar operaciones políticas en su contra, el gobernador Daniel Peralta presentó ayer ante la Legislatura un pedido de endeudamiento por 200 millones de dólares. Poco después, desde la Casa Rosada, la presidenta Cristina Kirchner le dedicó un duro mensaje público: sin nombrarlo, criticó a los gobernadores que "ponen excusas", "echan culpas a los demás" y no asumen sus responsabilidades.

Peralta había apuntado contra los que creen que los problemas de Santa Cruz "se arreglan tomando café a 3000 kilómetros". Sus frases no cayeron bien en Olivos . Y la respuesta llegó de boca de la jefa del Estado, al final de un discurso en la Casa Rosada.

"Cada gobernador es algo muy parecido a un presidente en su provincia, y que a ningún argentino le vayan con el cuento de que hacen tal o cual cosa porque esta presidenta lo manda", dijo Cristina Kirchner. La alusión a Peralta se hizo un poco más explícita a párrafo seguido: "Esta presidenta no manda a ningún gobernador, como nosotros nunca aceptamos que nos mandaran en Santa Cruz, pese a que estábamos con políticas siempre diferentes".

El mensaje ahondó el aislamiento de Peralta, a quien ya le habían anticipado los legisladores del oficialismo santacruceño que no apoyarán su plan de endeudamiento.

La Presidenta pareció tirarle más dardos: "Que nadie ponga excusas y que cada uno se haga cargo de la responsabilidad de gobernar -agregó-. Podría mostrar el resultado financiero de 2003 a 2007 y cómo fueron de 2007 a ahora, podría hablar de todos, como podría hablar de muchísimas provincias súper bien administradas y que supieron aprovechar estos nueve años de crecimiento del país para generar inversiones en su provincia". ¿Se refería al manejo de los fondos que tenía la provincia en el exterior y que se consumieron fuertemente en los últimos años?

Cuando Peralta encaró la gobernación en medio de la fuerte crisis de 2007 por pedido de Néstor Kirchner, lo hizo con la venia para resolver el conflicto social a partir de un blanqueo salarial reclamado por los estatales, que en algunos casos superaban sueldos en negros de hasta el 50%. Peralta asegura que algunos sectores aún no le perdonan el blanqueo salarial y suele explicar que en esa gestión se dilapidaron los famosos fondos de Santa Cruz (en 2007 superaban los 500 millones de dólares y hoy quedan menos de 100 millones).

Después de hablar una hora y media con la prensa el miércoles, Peralta ayer optó por el bajo perfil. "Ya hablé demasiado", confió a sus íntimos, y dedicó el día a evaluar las reacciones y enviar el pedido de endeudamiento a la Legislatura.

Las vías de comunicación con el gobierno nacional están cortadas, sólo el ministro de Gobierno, Ariel Ivovich, mantiene línea directa con Olivos. Él fue quien diseñó el empréstito y retó a los 22 diputados del FPV cuando les recordó: "Aprobaron un presupuesto con un déficit de 1570 millones de pesos, que hoy aparentemente desconocen".

El poderoso bloque del FPV se niega a votarlo. Mientras tanto, Peralta gana tiempo y hoy acreditará los sueldos en los cajeros a los empleados estatales. Pero en la Legislatura tiene un desafío duro.

"Mi posición es que la provincia no puede tomar más empréstito", dijo Rubén Contreras, jefe del bloque de diputados. Sobre 24 bancas, 22 las tiene el FPV, por eso la oposición Peralta la sufre desde adentro. "Creo que cada vez nos estamos endeudando más y no sé qué provincia vamos a dejar", había afirmado el diputado Atanasio Pérez Osuna.

En Santa Cruz, La Cámpora asoma con fuerza en la Legislatura y los intendentes aceitan sus contactos con los "pingüinos" con poder en el gobierno nacional. El ministro de Planificación, Julio De Vido, prometió enviarles a los intendentes 930 millones de pesos para sus comunas. Y muchos aquí apuntan a Héctor Icazuriaga, jefe de la SIDE, como responsable de las acusaciones contra Peralta que hizo públicas el secretario de Seguridad, Sergio Berni, por espionaje contra la Presidenta.

El cerco kirchnerista en el que quedó Peralta

Figuras de primera línea del oficialismo nacional reforzaron sus gestiones políticas en Santa Cruz y dejan cada vez más solo al gobernador, a quien ya no consideran un aliado.

La Legislatura santacruceña

  • Mayoría kirchnerista

    De 24 integrantes, el Frente para la Victoria tiene 22 miembros de la Cámara. Hay 12 ligados a La Cámpora.
  • El apoyo de Peralta.

    Al gobernador en estos momentos sólo le responden cinco legisladores del bloque oficialista.
  • Del editor: cómo sigue.

    ¿Qué frase del discurso de la Presidenta habrá impactado más a Peralta? Esa sobre "no echar culpas a los demás". O la otra: "Sólo hay que temerle a Dios, y a mí, un poquito".

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.