El análisis. La Presidenta dio un portazo al mundo