En Washington. La Presidenta negó que haya inflación alta y atacó a la prensa