Opinión. La Presidenta todavía conserva el centro de un escenario dinámico