La Presidenta ya se mostró en Rosario como candidata

Aunque sigue sin revelar si se postulará para la reelección, dio un discurso de fuerte tono electoral durante el acto por el Día de la Bandera; "Debemos apartar las piedras y seguir adelante", afirmó
(0)
21 de junio de 2011  

En la recta final antes de la presentación formal de candidatos, la presidenta Cristina Kirchner envió ayer un fuerte mensaje de continuidad en el poder. Repasó los logros de su gestión, pidió a sus militantes y seguidores no distraerse en contestar "injurias y provocaciones" y sostuvo, en cambio, que ante los "agravios" ella debía " seguir adelante ".

En el comienzo de una semana crucial ante la inminente definición de la jefa del Estado de buscar su reelección, habló por cadena nacional desde Rosario , donde presidió el acto por el Día de la Bandera. "Debemos sobreponernos a las descalificaciones y las injurias. Que nada nos distraiga ni provoque", apuntó.

El clima de campaña se coló en el discurso, a pesar de que la Presidenta volvió a esquivar públicamente una definición electoral. Convocó a los argentinos a acompañarla. "Somos nosotros los máximos responsables de cambiar actitudes frente a los que piensan diferente, sin renunciar a nuestro proyecto, al contrario, reafirmándolo, porque estamos muy seguros del rumbo que tomamos", lanzó cuando faltan muy pocos días para el cierre de la presentación de listas.

El sábado a la medianoche vencerá el plazo legal para la inscripción de las fórmulas electorales, y hasta el momento Cristina Kirchner es la única, entre los posibles candidatos presidenciales, que todavía mantiene la incógnita.

Ayer, la jefa del Estado compartió el palco oficial con el gobernador de Santa Fe, el socialista Hermes Binner, que también aspira a la Casa Rosada. La disputa se hizo presente en la celebración patria: Binner desistió de dar su discurso durante el acto. Según explicaron fuentes de su gobierno, el "clima partidario" que había entre los militantes, la mayoría identificados con el kirchnerismo, podría haber transformado la convocatoria en una pelea electoral.

"Seamos lo suficientemente inteligentes para saber que la construcción de la patria está llena de piedras que van a tirar. Debemos recogerlas una a una, no para devolverlas, sino para apartarlas y seguir adelante", planteó Cristina Kirchner, en la señal más clara de su deseo de postularse para un nuevo mandato. La jefa del Estado estuvo acompañada por todo el gabinete nacional, además del candidato del Frente para la Victoria en Santa Fe, Agustín Rossi. El discurso presidencial fue leído por los funcionarios como una muestra más de la voluntad de la jefa del Estado de buscar su reelección.

Hasta anoche no había aprestos en la Casa Rosada para el acto de lanzamiento. Ante ese panorama, fuentes oficiales especulaban con la posibilidad de que la Presidenta haga la presentación directamente la semana próxima, una vez inscripta su fórmula. De todas maneras, la Presidenta debe estar el martes y el miércoles próximo en Paraguay, para una cumbre del Mercosur. Otra de las fechas que comenzaron a sonar es el lunes, cuando se cumplan ocho meses de la muerte de Néstor Kirchner.

Por el momento, hay dos días libres en la agenda de la jefa del Estado en esta semana. Presentará hoy el plan oficial LCD para Todos, para la compra de televisores a menor precio, y mañana estará por la tarde en el Instituto Leloir, en Parque Centenario, para inaugurar un nuevo edificio. Pasado mañana y el viernes no hay programada ninguna actividad oficial, por ahora.

Convocatoria a la juventud

Ayer, la Presidenta volvió a hacer un fuerte llamado a los jóvenes. "Estoy orgullosa de haber construido un proyecto que haya vuelto a hacer creer a los jóvenes, que no creían en nada ni nadie, y le ha devuelto a cada uno creer que puede ser un [Manuel] Belgrano, un [Mariano] Moreno. Está en ustedes la definición de juntarse en este proyecto que está reconstruyendo la patria", los instó la jefa del Estado.

Los militantes entonaban el clásico "para Cristina, la reelección", mientras la Presidenta tomaba agua y dejaba correr los cantos de campaña. Después del acto, bajó del escenario, se sacó fotos con sus seguidores y levantó carteles con leyendas electorales.

Durante su discurso, recordó a su marido. "Los logros fueron gracias a él, le pese a quien le pese, porque fue un visionario. El se animó a hacer lo que otros jamás se hubieran animado. Tuvo la valentía y el coraje de contarles a los argentinos que otro país era posible", abundó. Se especula que la campaña estará, de hecho, cargada de recuerdos sobre el ex presidente. Además, exhibió una foto que le regalaron sus seguidores en la que se la ve junto a Kirchner.

La Presidenta hizo un fuerte llamado a la unidad. "No más argentinos contra argentinos; no más puños crispados; no más voces que convocan al desaliento, al desánimo y al fracaso", pidió.

En un claro reclamo para que la acompañen en conseguir un nuevo mandato, la Presidenta adoctrinó a la multitud: "Tenemos que tener conciencia de que nadie nos ayudó a llegar a este lugar", reclamó. Hacia el final, apuntó: "Tuvimos que reconstruirnos sobre nuestras propias cenizas, inclusive con voces internas que por ignorancia o intereses decían que estábamos equivocados. Sepan que nos hablan desde sus miserables intereses sectoriales".

La Presidenta anunció la firma de un decreto para que la bandera argentina sea enarbolada todos los días en los edificios públicos y hasta se permitió un elogio a Domingo Faustino Sarmiento, autor de esa iniciativa en 1869.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.